viernes, 12 de agosto de 2011

Mi hermano

De repente aparece. Y yo que era hija única ya no me siento sola. Tengo un hermano. La verdad es que siempre lo tuve, pero lo había perdido.
Me encanta hablar con el por las noches, contarle lo que hago durante el día y darle la murga con mis problemas y mis miedos. Él construye una casa para mí y yo construyo un camino que me lleve a él.
Mi hermano me quiere y el amor es correspondido. Me gustaría explicarle lo que siento, pero me conformo con darle un poco de mí cada día, unos más otros menos, pero algo. Sobre todo espero que acepte lo que le doy.
Otra alegría en esta vida tan complicada, tengo un tesoro y una familia cada vez más grande.
Me alegra que estés en mi vida Alfonso.

lunes, 20 de diciembre de 2010

Las pequeñas cosas que me importan

Hoy se ha terminado mi contrato de trabajo. Volveré en enero. Ha sido una campaña corta, pero me ha dado muchas cosas, no solo algo de dinero.
Cuando haces bien un trabajo y te lo valoran, cuando te sientes integrada en un grupo, cuando tu jefa te da un beso y te abraza, te sientes feliz. La autoestima sube enteros, el alma se ensancha y la sonrisa que faltaba en tu vida vuelve. ha sido una buena experiencia y me alegra haber entrado en una empresa humana, donde no eres un número. Aunque el trabajo sea discontíuno no importa, sé que volveré y por eso no estoy triste.
Pero en este trabajo me ha pasado otra cosa, algo pequeño, sin sentido, sin explicación. Tengo, bueno tenía, un compañero con el que he tratado muy poco, algún cigarrito en la terraza, un par de bromas y poco más. El otro día me dijo que le gustaba mi forma de ser y yo no supe que decir, pero creo que engordé tres o cuatro kilos (de satisfacción solo, eh). Hoy cuando me he despedio de él, me ha dado un abrazo tan profundo, tan real, tan auténtico que me he estremecido como hacía mucho tiempo que no lo hacía. Y no, no es nada de lo que estais pensando. Es otra cosa, es algo especial, algo que no tiene nombre. Es una cosa pequeña, sin sentido, sin nada de nada.
Jose, me alegro mucho de haberte conocido, aunque prácticamente no te conozco, pero me has hecho feliz.

jueves, 4 de noviembre de 2010

En espera

¿A qué espero? Espero a que todo cambie, espero que me salgan alas, imaginarias claro, y empezar a volar. Volar de aquí.
Espero que la vida no se me haga cuesta arriba, que los días no sean eternos, que se me alivie un poco la pena. Espero que haya un milagro, que suene el teléfono, que alguien me mande un correo. Espero no tener que volver a llorar, que nadie muera por un cuchillo, que las mujeres se defiendan, que los hombres dejen de matar, que el mundo se vuelva cuerdo. Espero un día de lluvia tranquila sin viento, que mis hijas sean felices. Espero no morir en el intento de vivir un poco, espero no querer morirme cada día, espero poder escribir lo que siento. Espero ser dura para superar este tiempo tan duro.
Espero porque no puedo hacer otra cosa más que esperar. Lo que está en mi mano ya lo he hecho.
Espero. Espero no cansarme de esperar.

martes, 2 de noviembre de 2010

Hoy

Hoy he decido que ya está bien. Que ya es suficiente. No se puede vivir en una cárcel y quiero ser libre.
Hoy empieza una nueva vida más solitaria pero más llena, de alegría y de tranquilidad.
Amigos, he vuelto con el alma descosida pero no rota, y aprenderé a coser si hace falta y procuraré que el zurzido parezca un bordado.
He estado muerta, pero voy resucitando, me falta mucho aun, pero hay que empezar por el principio, tomar decisiones, fingir felicidad y amarrar fuerte las cosas buenas para que no se escapen. Y sobre todo me tengo a mí, que no me tenía.
Aquí me teneis vosotros, todos,y a los que de algún modo me quereis, espero que os alegre la noticia.

domingo, 8 de agosto de 2010

Me dejo el alma

Me voy dejando el alma en cada rincón. Sin quererlo, sin ser consciente de ello. Poco a poco noto como se deshilacha algo que antes tenía bien cosido a mí. Un desgarrón por aquí, un descosido por allá.. Y no encuentro hilo que aguante, ni aguja que no se rompa.
He empezado con el alma, detrás irá el corazón. Yo soy mala costurera, los remiendos no son lo mío. Los que me he hecho, que son infinitos, no aguantan ni un poquito ya los envites de la desesperanza.

martes, 23 de marzo de 2010

MI ABUELO

Creo que más que un recuerdo es una sensación. El sol recién amanecido del verano iluminando el campo que rodeaba la casa de mis abuelos. Yo me levantaba muy temprano para ir con mi abuelo a coger los conejos que habían caído en los cepos por la noche. Me gustaba ir con él. A las seis de la mañana aun hacía fresco y salíamos los dos cogidos de la mano. Cojeaba apoyado en su bastón, con aquellas botas negras, una más alta que la otra, porque mi abuelo tuvo la polio de pequeño y tenía la pierna izquierda mucho más corta y delgada que la derecha. A veces correteaba delante de él mientras el cuidaba de que no me cayera. Eren días dulces de la niñez. La sensación del tomillo, que yo desmenuzaba entre los dedos para que me quedara el olor, las jaras pringosas, que te manchaban la ropa, las genistas amarillas y los cardos que te arañaban las pantorrillas. Nunca he vuelto a sentir aquella libertad, aquella paz interior. Ni el mar, ni las montañas, ni los grandes ríos. Ningún paisaje del mundo por muy hermoso que sea ha logrado trasmitirme nada igual. Ninguna mano ha sido tan protectora, ningún cariño tan auténtico.Hay tantos recuerdos, tanto amor. Él era el campo, el hombre sencillo, el heroe tullido que salvó mi niñez. Se llamaba Virgilio y ahora hace treinta años que murió.Yo he heredado su sordera, su mal genio y su generosidad.

Te quiero Abuelo, Cuida de mí.

lunes, 1 de febrero de 2010

Sin sueño

Son las dos de la madrugada y aquí estoy, sin sueño. La soledad te deja rota cuando ves partir a tus hijos que han venido a verte. No sabes donde ponerte, ni que hacer. ¡Voy a ver esa peli que tenía olvidada! Y de pronto se apaga la televisión y se te queda cara de idiota preguntándote por qué.
Bueno y que importa la tele. Voy a escribir un rato, tengo mil ejercicios que hacer y no me sale nada. El bloqueo, maldito seas.
A veces me pregunto por qué me empeño en escribir. Yo no tengo imaginación. Todo lo que cuento son cosas de mi vida. Las falseo y quedan como historias, relatos cortos que sólo tienen que ver conmigo y que quizás no le interesen a nadie más. Me parece que me hago autoterapia, que saco mis demonios a pasear intentando que tengan un velo de literatura, que por lo menos por ahora aún me parece barata.. Qué triste.
Pero así son las cosas y cada uno es como es. Yo no sé escribir sobre duendecillos que salen de setas como Quim Monzó y mi profesora parece querer decirnos que es un ejemplo de cómo se escribe relato corto. Y es verdad, que más quisiera yo.
Bueno intentaré no ser tan dramática, usar mucho el recurso de las metáforas y tratar de escribir sobre cosas que no siento. Supongo que el resultado será catastrófico. Peor incluso que ahora.
Algún día dejaré algún relato por aquí, a ver si alguien me dice algo. Y me anima o me hunde en la miseria para siempre. Me voy a dormir. Espero.

miércoles, 23 de diciembre de 2009

FELIZ NAVIDAD

Que horror, otro año que se acaba, otras Navidades.
Y yo me pregunto por qué pasa todo tan deprisa. Las horas deben de ser más cortas y los meses parecen que tengan solo quince días. En cuanto te descuidas ya ha venido otro recibo de la luz y el papelito de que te van a cortar el teléfono si no lo pagas el dia 25. En fin, que no hago nada y se me pasa el tiempo que no me entero. El lunes voy a una entrevista de trabajo, igual si trabajo duren más los días. Ojala, lo del trabajo y lo otro.
Ya llevo dos años con esto del blog y veo que he escrito muy poquito. Bueno hay rachas.
Y quiero aprovechar para felicitar las navidades y desear todo lo bueno para el 2010 a mis seguidores. Gracias a todos, Jorge, Andrés, Bea, Yoli, Nieves, Patricia, Belén, Cristina, Elena y sobre todo a Miguel, porque fue él quien me animó a meterme aquí. Gracias a todos me hace mucha ilusión que alguien me lea de vez en cuando.
Un beso y que seais muy felices.

jueves, 17 de diciembre de 2009

AHORA QUE NO ESTAS

Ahora que no estás voy a echarte de menos. La magia de la muerte hace que la memoria falle y que las cosas que dolían, duelan bastante menos. Contigo sí.
No pude estar a tu lado, pero estuve y sé que tú lo sabes.
Lo que hubo en un tiempo, aquello que murió antes que tú, parece renacido y confuso, porque tanto amor y tanto odio juntos no pueden desparecer en un momento. Permanecerá para siempre en mí.
Quizás no supimos querer, yo en mi tropeza y tú en tu locura. Lo cierto es que dos vidas se destruyeron para crear otras y por esas vidas te amaré toda la eternidad. Allí dónde estés. Descansa.

martes, 29 de septiembre de 2009

Más que cuando tenía

Ahora que no tengo nada, paradojas de la vida, tengo mucho más que antes. No sé si me refiero al dinero, al amor o a la suerte. Tengo más.
No se me ha dado nada bien, no he sido capaz de labrarme una vida, ni he sido capaz de encontrar un amor. No se me ha dado bien conservar el dinero ni los amigos. Soy como una especie rara de ermitaña del siglo XXI, a la que le gustan los hoteles de cinco estrellas y el fuá con Pedro Ximénez. A veces me confundo a mí misma entre la sencillez que aparento y la complicación que me mata por dentro, pero sigo. Y tengo mucho de todo. Puede que no lo podáis ver, seguro, pero por ahí hay cuatro sonrisas que me transportan al infinito. No me afecta que nos caiga un meteorito, como dice Andrés, ni que el mundo se acabe en el 2012 como dice Belén. No me importa casi nada ya, porque tengo de todo y no me cuesta perderlo. Se está bien cuando no se tiene nada material que perder. Eso te hace ser rica y poderosa viendo cuatro sonrisas. Y cuando se acabe el mundo las sonrisas montarán en cuatro caballos de luz y se irán al desierto a seguir iluminando la tierra, aunque yo lo haya perdido todo, incluso la vida. Gracias.

domingo, 6 de septiembre de 2009

LA MUERTE QUE UNO QUIERE

Dicen que nadie quiere morirse. No es cierto. Yo misma muchas veces quiero morirme, pero me lo impide el amor que siento por los demás. Hoy he sabido que una de las personas que más han influído en mi atracción por la muerte, se está muriendo. El se muere, yo sigo viviendo, aunque él me matara hace ya mucho tiempo.
Se ha ido muriendo la gente que me mató en vida, pero por desgracia eso no me hace vivir. Y la lástima es que el rencor no muera con ellos. Es el legado que dejan. Ni bienes dejaron, solo males. El odio, el miedo y la tristeza.
Maldita herencia. Tierra seca y vacía, dolor de no poder cosechar nada en ella. Pido a mis dioses que me dejen perdonar, a ver si así puedo ver crecer un atisbo de de esperanza entre tanta piedra.
A ti solo te deseo que mueras en paz, que no sufras más ni hagas sufrir más. A mi ya no puedes hacerme nada, ni tu muerte es un consuelo, porque para mí ya estabas muerto.
Besos Bea.

sábado, 15 de agosto de 2009

EL CALOR Y LA TRISTEZA

Hace tanto calor que la tristeza no se atreve a salir de casa.
Ella y yo nos resguardamos al airecillo artificial que nos consuela un poquito, pero que nos altera enormemente cuando vemos tan cercana la factura de la luz.
La tristeza y yo nos acostamos tarde para poder abrir las ventanas y que el calor se haya cansado de dar la lata y reviente para convertirse en noche más bien templada tirando a agobiante.
Pero la tristeza me envuelve en su manto frío, y aunque no lo logra del todo, intenta que duerma tranquila y fresquita.
Menos mal que la tengo a ella para enfriarme el corazón. Hace un poco más soportable este calor.

jueves, 23 de abril de 2009

TU

Pasa el tiempo y cada día me siento más débil, sin fuerza, ni ganas de seguir adelante. Pero aquí sigo.
Parece que la vida te puso en mi camino y yo no sé como apartar esta piedra que me impide avanzar. No sé siquiera si la piedra eres tú o soy yo.
El mundo sigue un camino sin sentido. No avanza tampoco. Se detiene en horrores y tragedias y, en algún punto, imagino que alguien será feliz. Supongo que hace tiempo, yo también soñé con ser feliz.
Entonces pensaba que la alegría se encontraba en las pequeñas cosas. Los momentos simples y frescos que hacían la existencia soportable.
Hoy ya no encuentro esos momentos. La vida se hace insoportable y sigo esperándote.
Cálida, amorosa y esquiva, como a una amante, que todavía no quiere venir al encuentro.
Me gustaría ir a buscarte, pero no. El tiempo es tuyo, y tú decides. Si yo decidiera sería un desastre.
Habría un cataclismo, y los que me rodean sufrirían. En esta guerra no va a haber daños colaterales.
Pero yo sueño contigo, nadie me lo puede impedir.
Sé que el día que te alcance, me colmarás. Habrá terminado la farsa. Podré respirar. El último suspiro será eterno.
Y tú serás para siempre.

jueves, 5 de febrero de 2009

DE TANTO ESCRIBIR

No me canso, lo mío es un poco un vicio. Me gusta escribir, aunque diga tonterías, aunque sea triste lo que escribo. Me gusta tanto que ahora me encuentro haciendo dos cursos por internet, uno de escritura creativa y otro de redacción y estilo.
La verdad es que es una experiencia fantástica. En cada curso tengo 15 compañeros y cada uno hacemos un trabajo cada semana sobre un tema concreto.
Es enriquecedor leer a quince personas distintas sobre un tema común. Somos todos tan diferentes. Nadie ha escrito nada ni parecido al lo que han escrito los demás.
Luego la profesora nos corrige, y yo de momento no he salido mal parada. Espero ir mejorando día a día.
A veces me agobio un poco, eso no es como esto. Aquí vas un poco por libre, cuentas sentimientos y vivencias, pero no tienes que contar historias.
Siento que fallo en la creación de personajes, pero me viene bien, porque ya está bien de mirarme el ombligo y ser yo siempre la protagonista.
Aunque si tengo que ser sincera todo esto lo hago porque me gustaría escribir mi vida.(Sigo mirándome el ombligo)
No es que piense que mi vida es especial, ha sido movidita, eso sí, pero me han pasado tantas cosas, que me gustaría poder dejarla escrita, aunque sea como terapia.
De momento tengo que inventar historias, y me cuesta, pero lo conseguiré.
Si hay alguna que de verdad merezca la pena, la colgaré en forma de post.
Y seguir, o empezar a escribir, y tratar de hacerlo cada día un poco mejor, me hace sentir más joven, y me hago la ilusión de tener una meta, aunque solo sea por amor propio.
Y creo que es suficiente

martes, 20 de enero de 2009

Los perros

Mi perro está enfermo. No sé que le pasa pero pierde proteínas por la orina, tiene la creatinina cuatro veces más alta de lo normal y parece que puede ser algo importante, como que tenga la uretra???? eptópica???? o algo así. El lunes le hacen una ecografía y a ver que sale. Le tengo que dar un pienso especial que me va a costar un ojo de la cara, pero es mi perro y le quiero y haré lo que haga falta.

Pero tengo otro problema. Mi perra. Mi perra Coca es obesa. Es una perrita negra de lanas, con mucho pelo por la cara y unos rizos enormes que le cuelgan por el cuerpo. Tiene las patitas muy finas, los ojos amarillos y muy mala leche. La rapé este verano y parecía un obús, ahora le ha crecido el pelo y parece una mesa camilla. Pobre, es fea, pero a veces pone una carita de dibujo animado de Disney que dan ganas de achucharla y no soltarla, lo malo es que no se deja, porque encima es un tanto arisca. Lo único que le gusta es jugar al fútbol. Es una experta, y pone la pata encima de la pelota y la sujeta para hacerte un regate al más puro estilo Raúl.
Como está tan gorda, tiene probabilidades de tener diabetes o algo peor, así que también tengo que darle un pienso especial.

A ver como me las apaño para que uno no se coma el pienso de la otra. Al contrario no hay problema.
Mi perro Chico es un Terranova de 40 kilos, es macho, gallito y dominante, así que es imposible que ella llegue ni a oler su comida, pero él siempre se come la de ella. No sé por qué está gorda, la pobre.

En fin, que esto de los perros es un problema. Pero se les quiere tanto.

Hoy me he reído mucho con mi hija. Se ha comprado un Yorkshiere (se escribe así?) que pesa medio kilo. Dice que le pesa tanto la cabeza que cuando come las patas traseras se levantan del suelo y se queda haciendo el pino. Qué cosas.

Para todos los que teneis perros un abrazo y como dice Moni, seguiremos liderando la manada.