martes, 23 de marzo de 2010

MI ABUELO

Creo que más que un recuerdo es una sensación. El sol recién amanecido del verano iluminando el campo que rodeaba la casa de mis abuelos. Yo me levantaba muy temprano para ir con mi abuelo a coger los conejos que habían caído en los cepos por la noche. Me gustaba ir con él. A las seis de la mañana aun hacía fresco y salíamos los dos cogidos de la mano. Cojeaba apoyado en su bastón, con aquellas botas negras, una más alta que la otra, porque mi abuelo tuvo la polio de pequeño y tenía la pierna izquierda mucho más corta y delgada que la derecha. A veces correteaba delante de él mientras el cuidaba de que no me cayera. Eren días dulces de la niñez. La sensación del tomillo, que yo desmenuzaba entre los dedos para que me quedara el olor, las jaras pringosas, que te manchaban la ropa, las genistas amarillas y los cardos que te arañaban las pantorrillas. Nunca he vuelto a sentir aquella libertad, aquella paz interior. Ni el mar, ni las montañas, ni los grandes ríos. Ningún paisaje del mundo por muy hermoso que sea ha logrado trasmitirme nada igual. Ninguna mano ha sido tan protectora, ningún cariño tan auténtico.Hay tantos recuerdos, tanto amor. Él era el campo, el hombre sencillo, el heroe tullido que salvó mi niñez. Se llamaba Virgilio y ahora hace treinta años que murió.Yo he heredado su sordera, su mal genio y su generosidad.

Te quiero Abuelo, Cuida de mí.

9 comentarios:

Jorge Torres Daudet dijo...

Amparo, es un buen legado el que te dejó tu abuelo, pues lo que ahora cuentas te ha acompañado y te acompañará de por vida. Muy bonito y sincero, son sentimientos y emanan con esa naturalidad con que lo has hecho.
Un beso, estimsda amiga.

Anónimo dijo...

Por casualidad he leido en otro blog que tu abuelo era de San Juan del Olmo. Yo también lo soy. saludos.

amparo jimenez dijo...

Hala que bien, me alegra que me escriba un paisano de mi abuelo.
Un saludo

Anónimo dijo...

No sé si has vuelto por San Juan del Olmo. En cualquier caso, por si no conoces el enlace, puedes visitar www.sanjuandelolmo.com
Quizá puedas revivir todos esos recuerdos que te hicieron tan feliz y que tan maravillosamente describes en tu blog. Sigue escribiendo.

amparo jimenez dijo...

Gracias por tus palabras de ánimo y por la dirección.
Un beso

M de Elle dijo...

Me quito el sombrero.
Chapó Amparo.

amparo jimenez dijo...

¿MIGUEL? GRACIAS

Mistral dijo...

Un texto muy bello y emotivo. Hay mucho amor en ti.

Saludos es un placer

Mario dijo...

Me encanta leer algo así. En mis relatos, en muchos de ellos, la figura de los abuelos está presente.
Todos mis abuelos murieron muy viejos. Y me dejaron las ganas de escribirles, de tenerlos conmigo a golpe de letra...

Tengo un relato "habitando el recuerdo" dedicado en alma y verbo a mi abuelo materno.

En fin, no vine a hablar de lo "mío"... llegué para quedarme y darte las gracias por este texto.

Un abrazo.

Mario